Cesta Ticket Bs 45Salario mínimo desde el 15 de Marzo 2022 Bs 130 / 30,2 USDReservas internacionales (USD mm) 10.734 USDPetroleo venezolano (US$ x Bl) $14,70Unidad Tributaria Bs 0,40

Las criptodivisas andan buscando legitimidad

Los Estados Unidos y el Reino Unido parecen haber llegado a la conclusión de que es mejor tratar de incluir la industria de las criptomonedas que permitir que florezca en el extranjero. Las stablecoins podrían ser el camino a seguir.

31-05-2022
Este año se han producido algunos giros inusuales en el mundo de las criptomonedas, incluso para una tecnología con un historial de turbulencias. Las criptomonedas han asumido un importante papel de apoyo en la guerra de Ucrania, empezando por los líderes ucranianos que buscaron explícitamente donaciones de criptomonedas para ayudar a financiar nuevos equipos militares. Como
consecuencia se recolectaron más de 100 millones de dólares en donaciones de criptomonedas y el presidente Zelenskyy ha firmado desde entonces un proyecto de ley para legalizar las criptomonedas como clase de activos en Ucrania.

Las criptomonedas se han asociado durante mucho tiempo a una pequeña camarilla de jóvenes ricos, pero ejemplos como los de Ucrania apuntan a una imagen mucho más amplia de lo que representa la tecnología y para quién.

Illia Polosukhin, organizador de Unchain, una organización benéfica que distribuye ayuda humanitaria en Ucrania, señala que «una transacción en bitcoin tarda 10, 20, 30 minutos, frente a una transferencia bancaria que puede tardar dos o tres días, y aún así no es garantía: para entonces [los rusos] podrían haber bombardeado un banco nacional». Polosukhin también señala que el cripto, al ser digital, significa que los refugiados ucranianos pueden acceder a los fondos sin necesidad de llevar dinero en efectivo.

Tras pasar de ser un esquema Ponzi a una tecnología con utilidad en el mundo real y una lista de nuevas aplicaciones, el cripto se reconoce cada vez más como una fuerza legítima de cambio tecnológico. A pesar de los sentimientos contradictorios sobre aplicaciones como los tokens no fungibles, la adopción y el uso de las criptomonedas sigue el mismo camino que el crecimiento temprano de Internet. El número de usuarios de criptomonedas se duplicó en 2021 en toda la región de Asia-Pacífico, Estados Unidos y América Latina, según un estudio, incluso a medida que los precios de las criptomonedas bajan. Ya no es fácil considerar este nivel de crecimiento sostenido como una moda o una burbuja, y los países están empezando a considerar cómo encajará el cripto en sus sistemas económicos y legales existentes.

Algunas oportunidades de espionaje en la criptoesfera. El gobierno británico acaba de anunciar un conjunto de políticas para intentar convertir a Gran Bretaña en «un centro mundial de tecnología de criptoactivos». En particular, el gobierno ha establecido planes para reconocer las stablecoins como una forma legal de pago – una categoría de criptodivisas que están vinculadas, a menudo a una moneda fiduciaria como el dólar estadounidense o el euro.

Las stablecoins ofrecen muchas de las ventajas asociadas a las criptomonedas convencionales (transacciones rápidas, capacidad de interactuar con «contratos inteligentes», programas autoejecutables programados en una cadena de bloques), sin la volatilidad de los precios que suben y bajan. No son «ilegales» per se en la mayoría de las jurisdicciones, pero operan en una zona gris que suele poner nerviosas a las instituciones financieras y empresas tradicionales.

Para una economía tan importante como la británica, es un gran cambio reconocer formalmente las stablecoins, dotando a la tecnología del sello de legitimidad de Su Majestad. Este tipo de política siempre va a recibir críticas, y el momento del anuncio no le hizo ningún favor al gobierno británico. El mismo día, el gobernador del Banco de Inglaterra pronunció un severo discurso sobre los riesgos de esta nueva tecnología. Describió las criptomonedas como «la nueva línea de frente para las estafas» y «una oportunidad para los criminales».

Aunque pueda parecer extraño que Gran Bretaña extienda alegremente la alfombra roja ante estas advertencias, la inclusión de la criptodivisa en el marco regulador del Estado no significa que los estafadores tengan vía libre. Lo más probable es lo contrario: si bien la política propuesta permite a los emisores de stablecoin operar legalmente en Gran Bretaña, deben atenerse a nuevas directrices de regulación y supervisión para hacerlo.

Otros países también están empezando a caminar por esta cuerda floja de la regulación, tratando de llevar la actividad legítima de la criptomoneda al redil del sistema legal, al tiempo que abordan el fraude, las estafas y otros rincones desagradables de la criptosfera. La Orden Ejecutiva emitida por la Casa Blanca de Biden el mes pasado resume este dilema.

La Orden Ejecutiva ordenaba a las agencias federales que adoptaran un enfoque de la criptomoneda que protegiera a los estadounidenses de los «riesgos financieros ilícitos, incluidos el blanqueo de dinero, la ciberdelincuencia y el ransomware», y también garantizara que Estados Unidos «se mantuviera a la vanguardia del… desarrollo y diseño de activos digitales y de la tecnología que sustenta las nuevas formas de pagos y flujos de capital». Haciendo caso omiso de los llamamientos de los principales demócratas, como Elizabeth Warren, para que el gobierno federal tome medidas enérgicas contra la industria de las criptomonedas, la administración Biden enmarcó su enfoque en el intento de fomentar la «innovación responsable».

En cada uno de los distintos enfoques adoptados por Ucrania, Gran Bretaña y Estados Unidos se percibe una veta de pragmatismo. Obviamente, Ucrania está luchando por su propia supervivencia y se aferrará, con razón, a cualquier herramienta que pueda resultar útil. El Reino Unido y Estados Unidos tienen sus propios intereses, por supuesto, como principales centros financieros de la economía mundial. Estos gobiernos probablemente preferirían no ver proliferar las criptodivisas descentralizadas, dado el posible riesgo a largo plazo para sus respectivos sistemas monetarios. Pero parecen haber llegado a la conclusión de que tratar de acomodar la industria de las criptomonedas es el mal menor en comparación con permitir que florezca en el extranjero.

Esta fascinante dinámica de los Estados centralizados que cuentan con tecnologías y economías descentralizadas se complica aún más por el hecho de que los bancos centrales de la mayoría de los países están explorando activamente las monedas digitales de los bancos centrales. Se trata básicamente de adaptaciones en criptomoneda de la moneda fiduciaria de un país y pueden cambiar la forma en que concebimos el dinero y su funcionamiento.

La forma de utilizar las criptomonedas está cambiando, como se demostró en Ucrania, y la tecnología subyacente también sigue evolucionando y desarrollándose. Estas arenas movedizas plantean algunas cuestiones normativas complicadas, pero es alentador ver que algunos países empiezan a trazar un camino a seguir.









Con información de CambioDigital OnLine
volver a página anterior

Compartelo