Unidad Tributaria (desde el 1 de marzo 2018) BsF 500DIPRO (Cencoex) BsF 10DICOM (Bs x US$) BsF 39.900,00Petróleo Venezolano Ys 367,34 Oro $ 34,96 (g)UCAU Bs. 10.850Salario Integral Bs 1.307.646Cesta Ticket (61 x UT) x 30 Bs 915.000Salario mínimo desde 1 Marzo de 2018 Bs 392.646Reservas Int (US$ mm) 9.665

La Desalarización

1 de febrero de 2018
Llamada algunas veces como Flexibilización del Salario, este concepto lleva consigo el otorgamiento de ciertos beneficios socio laborales sin que estos tengan carácter salarial.


Y ¿Qué importancia tiene que algunos conceptos no tengan carácter salarial?. Pues no es solo semántica, implica en el hecho que pierden incidencia en los pasivos laborales, llámense Prestaciones Sociales, Vacaciones, Bono Vacacional o Utilidades. Algunos no poseen carácter salarial por disposición expresa de la ley y otros por decisiones del TSJ.
 
Es decir, estos beneficios NO suman para el pago de conceptos de envergadura.
 
Los servicios de los centros de educación inicial, el beneficio de alimentación según las modalidades de la ley, los reintegros de gastos médicos, farmacéuticos y odontológicos, las provisiones de vestuario, de útiles escolares y de juguetes, becas o cursos de capacitación, formación o de especialización y los gastos funerarios son los beneficios no remunerativos establecidos por ley. Por su parte, la asignación de auto para el trabajo, tarjetas de créditos, las bonificaciones Stand By y D.O.R., los auxilios de movilización, viáticos, entre otros, son beneficios no remunerativos que la Sala de Casación Social del TSJ ha establecido como tal.
 
La Desalarización antes era una práctica común en la Empresa privada, pero lamentablemente se ha extendido al Sector Público. La Empresa que lo aplique busca contabilizar los beneficios que otorga de manera inmediata, sin necesidad de realizar provisiones para pagos a futuro. Por lo que analizamos, el Sector Público no busca ese fin, ya que al no tener carácter productivo, sus provisiones son de mero trámite y su pago depende de una partida presupuestaria. El fin último que busca el Sector Público con la Desalarización lo dejo a interpretación del lector, especialmente con los siguientes ejemplos.
 
El Bono Alimenticio cuando es pagado mediante tickeras o tarjeta electrónica tiene un mínimo y dos máximos. Me explico: la concepción común es de pagar por jornada laboral efectiva, un mínimo de 25% de unidad tributaria y máximo de 50%, pues no; este máximo puede variar. Se debe asegurar que el total a pagar en Bono Alimenticio en un mes NO sobrepase un tercio del salario del trabajador: al pagar salario mínimo (Bs. 2.047,52) no se podrá pagar el máximo de 50% de unidad tributaria por jornada laboral efectiva, ya que siendo de Bs 45 cada ticket multiplicado por 20 días hábiles (hipotéticamente) daría un total de Bs. 900, mucho más que un tercio de su salario, inclusive  la mitad. Tendría entonces el empleador que “asumir” las incidencias salariales de ese excedente.
 
Sirva entonces lo anterior como asesoría al empresario y como crítica a los organismos públicos que contravienen la norma.
Y en la misma tónica de asesoría/crítica, tómese este último ejemplo como tal (tales):
 
Un principio universal que rige al Derecho del Trabajo es la “Supremacía de la Realidad sobre las Apariencias”. En tal sentido, si bien un Auxilio de Movilización no es salario, sería obviamente una simulación otorgar salario mínimo más una bonificación por traslados de Bs. 10.000, siendo notable la realidad sobre la apariencia. Asimismo, sería el otorgar una tarjeta de crédito para gastos de representación, cuando en verdad es utilizada para pagos en carnicerías, automercados, discotecas y erogaciones que no impliquen representación.
 
Lo traemos a colación, amén que es práctica común en el sector público petrolero, gasífero o afines otorgar beneficios a sus jóvenes trabajadores que superan los Bs. 250.000 mensual divididos entre asignación de apartamento, gastos inherentes a la vivienda, asignación de auto, pago de postgrados, seguros médicos, asignación de telefonía celular, cuando en verdad devengan en salario Bs. 9.000. Es plausible el otorgamiento de todos estos beneficios, deberían siempre mantenerlos. Sin embargo, su salario mensual debería ser acorde al estatus que le otorgan para no menoscabar ese principio de la Supremacía de la Realidad sobre las apariencias.
volver a página anterior

Compartelo


Autor

LEONCIO PABLO LANDÁEZ

Abogado de la UC con diversos cursos de Postgrado en Venezuela y el extranjero. Profesor de Escalafón de la Universidad de Carabobo en la Cátedra Derecho del Trabajo. Socio de la Firma de Abogados Landáez & Arcaya, Director de la Asociación de Ejecutivos del Estado Carabobo.