Unidad Tributaria (desde el 11 de septiembre 2018) BsS 17 / BsF 1.700.000DIPRO (Cencoex) BsF 10DICOM (Bs x EUR) BsF 134.262.500,00Petróleo Venezolano Ys 477,94 / $69,71 Oro $ 40,97 (g)UCAU Bs. 10.850Salario Integral BsS 1.980 / BsF 198.000.000Cesta Ticket BsS 180 / BsF 18.000.000Salario mínimo desde 20 de Agosto de 2018 BsS 1.800 / BsF 180.000.000Reservas Int (US$ mm) $ 8.451.000.000

Rodríguez: Dolarizar puede estabilizar la economía nacional a corto plazo

El economista Francisco Rodríguez apuntó que se desea dar un giro de 180 grados y “crear oportunidades de empleo, fortalecer los hogares con un poder adquisitivo, entre otros puntos que serán próximos a tratar”

12 de marzo 2018
 Un programa económico basado en la dolarización de la economía nacional, los subsidios directos a personas necesitadas, estrategias que cubran la deuda externa, políticas comerciales, de inversión y petroleras que se enfoquen en recuperar la producción nacional, propone el economista Francisco Rodríguez para detener “en seco” la hiperinflación que afecta al país.


“La economía venezolana actualmente está en caída libre, se puede concluir que existe una combinación entre la inflación y la contracción económica, razón por la que se requiere un conjunto de políticas macroeconómicas que permitan estabilizar el patrimonio nacional a corto y largo plazo”, aseguró Rodríguez en entrevista con El Universal.

Quien además detalló que, la ya referida contracción ocurre como consecuencia de la credibilidad imperfecta que existe en Venezuela.
Por esta razón, el especialista en finanzas afirmó que en el programa económico antes mencionado se tratarán las políticas sociales, “en particular, los subsidios directos a los grupos más necesitados, mediante un mecanismo o una tarjeta que no esté politizada a la que definitivamente tengan acceso todos los venezolanos de condiciones de pobreza, lo que generará un levantamiento del control de cambio, y permitirá la entrada a una economía integral similar al resto del mundo”, dijo.

Rodríguez detalló que igualmente se va a plantear una plataforma de política comercial y política de inversión, como forma de atraer recursos extranjeros y dar verdaderas posibilidades de estabilización nacional, apuntó.

Del mismo modo, “propondremos una política petrolera, que se enfoque en la recuperación de la producción del hidrocarburo, en la que se trabaje en conjunto con socios internacionales, para la inversión a largo plazo”, resaltó.

En tal sentido, según el economista, también se tocará el tema de la deuda y cuáles son las estrategias que el país necesita para reducir el precio del servicio de esta, de modo que se puedan crear espacios para que la nación pueda dedicarse a los recursos y a la inversión, tanto productiva como social.

A su vez, Rodríguez afirmó que con este tipo de propuestas se puede solventar la economía nacional, que viene presentando un fuerte deterioro en los últimos 5 años, por lo que, actualmente se debe revertir en 100%, “es un proceso lento, progresivo pero ayudará al crecimiento y recuperación de la misma”, expresó Rodríguez.

Refirió que la economía puede crecer y expandirse en corto plazo, poniendo en el centro de la ya mencionada propuesta, la recuperación del poder adquisitivo del salario.

“Nosotros creemos que en el momento que se levanten los controles, en el momento en el que efectivamente se implemente el nuevo esquema, comenzará a crecer inmediatamente la economía nacional, debido a que este será un plan expansivo del cual se estima observar resultados en los primeros meses de su implementación”, aseveró.

El especialista apuntó que se desea dar un giro de 180 grados y  “crear oportunidades de empleo, fortalecer los hogares con un poder adquisitivo, entre otros puntos que serán próximos a tratar”, sostuvo.

Es preciso mencionar que este programa económico, que será divulgado próximamente, se está desarrollando de la mano con el candidato a la presidencia Henri Falcón, quien le suministrara a la nacion propuestas para mejorar la actual situación económica del país.

Proceso de dolarización

Rodríguez aseveró que el punto de partida de todas estas propuestas es iniciar con el proceso de dolarizacion, del que ya se había hablado en reiteradas oportunidades.

“Con 3.000 millones de dólares en Venezuela se podría iniciar un proceso de dolarización, con una tasa de conversión hipotética de Bs 68 por dólar, medida con la que se frenaría la hiperinflación”, precisó.

Detalló que “incluso si el presidente de la República, Nicolás Maduro, se las arreglase para despilfarrar dos tercios de las reservas internacionales existentes antes de dejar el poder, todavía sería posible para el nuevo gobierno cambiar los bolívares de la población por casi cuatro veces la cantidad de dólares que se podrían comprar con esos mismos bolívares en el mercado negro.”

En consecuencia, contrario a otros episodios de dolarización, Rodríguez aseguró que Venezuela podría emprender este proceso con un tipo de cambio que represente una mejoría significativa en el poder de compra de sus ciudadanos, al tiempo en que se mantienen los sueldos en dólares a niveles competitivos.

“Reemplazar el bolívar venezolano con el dólar estadounidense requerirá de una reforma en la Constitución del país. Afortunadamente, esto puede lograrse preguntándole directamente al electorado si aprueba el cambio. Un sistema de caja de conversión, en el que las reservas ofrecen respaldo uno a uno a la moneda local a través de un tipo de cambio irrevocablemente fijo, puede servir como régimen transitorio. Creo que no hay muchas dudas de lo que responderían los venezolanos si se les preguntase si prefieren mantener su moneda actual o en cambio prefieren ser remunerados y mantener sus ahorros en dólares”, explicó.

El especialista y asesor en finanzas realizó esta propuesta tomando en cuenta que “cualquier esperanza de que la administración de Nicolás Maduro pudiese llevar adelante un plan de estabilización macroeconómica coherente” fue descartada hace mucho tiempo.
Igualmente advirtió que este proceso de dolarización no va a solventar todos los problemas económicos del país.

“La nación debe tener una serie de políticas industriales, fiscales, competitivas y petroleras, de las cuales he venido hablando anteriormente”, puntualizó.

Por lo que, alegó que toda aceptación de ofertas o ayuda bilateral y multilateral por parte de organismos como el Fondo Monetario Internacional, Banco Mundial, China u otros socios relevantes, “nos permitiría conseguir fuentes de financiamiento con las que podamos restablecer nuestros excesos a los mercados financieros internacionales y poder expandir nuestras importaciones para restablecer la economía”.

Economía indexada al dólar

Rodríguez aseguró que la economía en Venezuela aún no se ha dolarizado, refiriéndose a las distorsiones en el mercado y sus precios.
“Lo que nosotros tenemos es una economía que se está indexando al dólar, algunos productos se están vendiendo en dólares pero puedes pagarlos al cambio en bolívares”, aseveró.

A lo que refirió que, esa eventualidad ocurre cuando no hay una política de dolarización formal, por lo que, “mi planteamiento es, vamos a tener precios en dólares y vamos a tener salarios en dólares”, indicó.

Igualmente agregó que la viabilidad de un programa de estabilización esencialmente depende de la credibilidad, “de la promesa del gobierno de mantener el gasto bajo control”.

Aumento salarial

Tras el último aumento salarial anunciado por el Jefe de Estado, el economista Francisco Rodríguez aseguró que, la causa actual de la inflación en el país no recae en el costo salarial, razón por la que detalló que el problema está en la falta de dinero impreso para cubrir el déficit fiscal, el cual se restablecerá con políticas de estabilización.

“Yo no creo que la causa de la inflación radique en el precio de los salarios. Estos aumentos son producto de la actual hiperinflación”, dijo.
En tanto, Rodríguez enfatizó que el problema real se encuentra en la impresión de dinero para cubrir el déficit fiscal, por lo que, “necesitamos una política de estabilización que lo controle, ya que en este momento el golpe que más se está sintiendo es el de la hiperinflación y por eso el salario solo será un paliativo bastante incompleto e imperfecto dentro de un proceso donde los precios se están saliendo de control”, añadió.

Por lo que, refutó que las políticas se tienen que analizar en su conjunto, “tú no puedes hablar del salario mínimo sin hablar del resto de las cosas que está haciendo el gobierno como tal, entonces por supuesto es bueno que aumenten el salario mínimo, pero si al mismo tiempo el gobierno está financiando ese aumento del salario con impresión de dinero, entonces el Ejecutivo Nacional lo que está haciendo es causando más impresión que va a llevar al deteriorar el poder adquisitivo de ese salario”, punteó.

Por lo que, para el 2018 se plantea un cambio integral en la política que parta de un plan de estabilización macroeconómica para el cual la idea que se ha puesto es la adopción de una nueva moneda y que eso permita recuperar el poder adquisitivo, “de manera que no se necesite hablar tanto de un aumento salarial”, precisó el economista.

Es indispensable mencionar que el salario quedó fijado en Bs 392.646 y el bono alimenticio en Bs 915.000, para un sueldo integral mínimo de Bs 1.307.646.

Los pensionados también recibieron un aumento de 58% en sus ingresos, pasaron de 248.510 a 392.646 bolívares, sin descartar la Unidad Tributaria (UT) que también incrementó a 500 bolívares.

Distorsiones del petro

El especialista comentó que el tema del petro, en el ámbito legal, aún tantea en un terreno gris, desde su perspectiva.

“Uno de los problemas con este criptoactivo es que se desconoce si es más como una deuda pública o es más como un bolívar. El bolívar no necesita autorización para ser emitido y el bono de la deuda sí, entonces ¿dónde cae el petro?, que pasa cuando tú dices hay una moneda, pero esa moneda la voy a garantizar con activos”, cuestionó el economista.

Con respecto a este criptoactivo, Rodríguez también mencionó que El Ejecutivo Nacional está hablando de intenciones de compra pero el portal web del petro solo está recibiendo manifestaciones de intenciones de compra.

“Básicamente lo que se está haciendo ahorita son los toques del petro, no el petro propiamente, el petro se va a vender en el momento que se dé la oferta de la moneda inicial, que eso se dará en marzo, después de un mes de la preventa, por lo que hay que tener en claro que hay una diferencia muy grande entre la intención de compra y una compra como efectiva como tal”, enfatizó.

El economista añadió que existe un riesgo muy grande de que las personas no se manifiesten porque todavía no hay suficiente claridad sobre cuál va a ser el valor del petro, “el gobierno ha hablado de un precio ligado al precio de la cesta venezolana, pero con un factor de descuento que no se conoce y con una tasa de conversión de esos dólares a bolívares que tampoco se conoce”, explicó.

Por lo que, alegó que si el Ejecutivo Nacional permite que el mercado determine el precio del petro a través del libre juego de la oferta y demanda “entonces el petro podría servir como un activo intermedio para adquirir dólares en un mercado esencialmente libre, eso podría en cierto sentido regresar al funcionamiento que había cuando la época de la permuta donde no se podían comprar dólares directamente con bolívares pero se podían comprar dólares a través de la compra y venta de bonos de títulos de valores de Estado”, aseguró Rodríguez.

Quien no dudo en opinar que, si eso se puede hacer a través de los petros entonces se estaría hablando de una legalización del mercado paralelo “que yo sí creo que sería muy buena para la economía nacional, pero para eso, el gobierno tiene que dejar que el precio del petro lo determine la oferta y la demanda”.

¿Y el nuevo Dicom?

En tal sentido, Rodríguez opina que no cree que este mecanismo esté funcionando, por lo que, explicó que “el gobierno está imponiendo trabas regulatorias, a que el tipo de cambio resultante llegue a su nivel de mercado y por lo tanto termine siendo un proceso más de determinación de precios a través de subastas mediante un procedimiento para la asignación de divisas”.

“No es sustancialmente distinto de los otros que se han probado en el pasado reciente en Venezuela. Las subastas no son nuevas, recordemos las que se hacían con el Sicad 1, Sicad 2, Simadi y todos tienen un defecto básico, que no permiten que el tipo de cambio iguale a la oferta y la demanda”, precisó.

Finalmente refirió que cada vez que el Banco Central de Venezuela anuncia que hay posturas insatisfechas, “quiere decir que no se está dejando que el tipo de cambio llegue a un nivel que iguale a la demanda”.

 Por lo que sostuvo que “las subastas deberían hacer eso, ya que son un mecanismo de asignación de recursos para que el bien que se está subastando se lo lleve el mejor postor. Por esta razón y muchas más se debe realizar un cambio en la economía nacional”, determinó el economista en su análisis sobre la materia en cuestión.

¿Dolarización inviable?

Aunque algunos especialistas aseguran que la sustitución de la moneda puede agravar la crisis económica en el país, otros alegan que esta opción quizás reduzca la inflación a un dígito, obteniendo así una mayor disciplina monetaria y fiscal, también plantean.

El presidente de la Comisión de Finanzas y Desarrollo Económico de la Asamblea Nacional, José Guerra, expresó “no estoy de acuerdo con un proceso de dolarización en el país”; sin embargo, recalcó que “va a ser una necesidad” si continúa la hiperinflación, la devaluación del bolívar y la dolarización “de facto” que ya se está viviendo.

“El Estado debe preservar el valor de la moneda, si esto sigue así, la dolarización va a ser una necesidad, la gente va a querer dolarizar”, argumentó.

Dedujo que “ya en la economía se venden los servicios médicos, repuestos, en dólares porque el bolívar perdió su poder adquisitivo. Los venezolanos sustituyen la moneda mala por la buena. Esto es un problema social, pues quien tiene dólares sobrevive y aquellas personas que no, están viviendo mal”, advirtió.

El diputado declaró que a diferencia de Panamá y Ecuador, donde existe una dolarización formal, en Venezuela se experimenta una desordenada.

Subrayó que una ventaja de esta medida será bajar la inflación a un dígito, pero el Banco Central de Venezuela perdería su facultad de “señoreaje”: el ingreso por la emisión de dinero.

Del mismo modo, el director de la firma Datanálisis, Luis Vicente León, coincidió con Guerra; mostró su rechazo a un proceso de dolarización en el país; aunque no descartó que se estudie.

“No soy fan de ella, no por mala, sino porque no creo que la crisis se solucione porque dolarices. Argentina dolarizó y al final colapsó su economía y terminó en un corralito donde la gente perdió su dinero”, recordó.

Del mismo modo apuntó que “estos procesos no siempre son fáciles y no a todas las economías les funcionan”, expuso.

Sostuvo que en el caso de Grecia se instauró un sistema de “eurización”, que terminó en una explosión de la economía y una fuerte crisis, producto de las políticas desacertadas del gobierno griego, alegó León.
volver a página anterior

Compartelo