Unidad Tributaria (desde el 11 de septiembre 2018) BsS 17 / BsF 1.700.000DICOM (Bs x EUR) BsS 73,23Petróleo Venezolano Ys 486,02 / $70,03 Oro $ 40,97 (g)UCAU BsS. 8Salario Integral BsS 1.980 / BsF 198.000.000Cesta Ticket BsS 180 / BsF 18.000.000Salario mínimo desde 20 de Agosto de 2018 BsS 1.800 / BsF 180.000.000Reservas Int (US$ mm) $ 8.451.000.000

¿Será mi empresa rentable?

11 de julio de 2018
El desorden económico lo caracteriza una situación extrema de entorno económico, con fuerte intervención gubernamental, elevado riesgo país, insuficiencia estructural de reservas internacionales netas, alta inflación y escasez. Una interrogante crucial es: ¿Será posible el emprendimiento, es decir iniciar una empresa?


En relación con empresas en marcha: ¿Están creando riqueza? ¿Es posible ampliar, mantener o defender aun bajo destrucción de riqueza? La situación es realmente difícil, sin embargo en países frágiles hay negocios que inician, otros que crecen y otros que se mantienen aún cuando destruyen valor. En este breve escrito proponemos un método para fijar criterios financieros y también posibles cursos de acción.

Es evidente que los dueños de empresas, tarde o temprano y por la razones que fueren, se pregunten: ¿Es mi empresa rentable? La respuesta no es fácil. La contabilidad no siempre ayuda. La utilidad neta, los márgenes no necesariamente reflejan si se está creando riqueza y si el retorno compensa los diversos riesgos que asume un accionista. Los resultados contables constituyen una herramienta que debe permitir un juicio sobre la creación o destrucción de valor en un negocio pero no contiene por sí misma la respuesta sobre la adecuada generación de valor que el propietario espera.

Para complicar más las cosas, los propietarios pueden tener una visión sesgada sobre la generación de riqueza de su negocio. Ya se sabe que “el ojo del amo engorda el ganado” y que resulta complicado para un empresario evadirse de un “sentimiento moral” que implica componentes subjetivos que a veces distorsionan exageradamente la rentabilidad sobre los recursos propios comprometidos en una empresa. En el ámbito de las actividades económicas muchos prefieren escuchar lo que quieren como imagen deseable y no la amarga verdad de los hechos.

La determinación de la rentabilidad de una empresa difícilmente puede ser considerada como una disciplina exacta, su ámbito se encuentra en las expectativas de creación futura de valor y el futuro está fuera del alcance de la ciencia.

La complejidad vital de una empresa hace difícil que ésta pueda medirse a través de una fórmula financiera. Cuestiones como la estrategia, las personas, el producto, la tecnología, los mercados y clientes, el riesgo del negocio, la competencia y el futuro medido como capacidad de desarrollo y crecimiento influyen sustancialmente en la determinación del rendimiento sobre los recursos propios. En el caso de países con debilidad institucional la situación es más compleja por la carencia de estadísticas confiables sobre la economía nacional y por el clima de negocios altamente sensible a decisiones gubernamentales.

Asumiendo que cualquier evaluación de la rentabilidad se sustenta en arenas movedizas, es evidente que se ha de requerir cierto coraje en el intento. La experiencia y objetividad son dos competencias que ayudan en la identificación de los criterios para evaluar la creación de valor. El protocolo financiero asume que solo tiene existencia objetiva la historia económica y financiera de la empresa. Y la historia debe ser procesada de manera estocástica, en la medida que el estado del sistema está determinado tanto por las acciones predecibles del proceso, como por elementos aleatorios. Solo existió un pasado y solo existe el presente, sobre el futuro solo hay incertidumbre y ciertas presunciones con fundamento deductivo.

Se asume que existe creación de riqueza cuando una firma es capaz de generar, en un lapso relativo a las características de sus activos, un flujo de efectivo libre actualizado que considera el pago del costo de recursos propios. Se asume que el valor adicional presente creado por una empresa debe al menos igualar la recompensa esperada que indemniza los riesgos de mantener recursos en la empresa. El retorno es el premio del inversionista por asumir el riesgo de destinar fondos (que sacrifican otras opciones) a una empresa. Para lograr una correcta evaluación es necesario un análisis basado en el flujo de fondos creados y en la tasa de descuento apropiada para cada tipo de flujo, según el riesgo de los mismos. En otras palabras el inversionista espera recibir una compensación que cubra el riesgo de operar en un ambiente sociopolítico y económico como el de Venezuela y por la gestión de la empresa.

En países con inestabilidad sociopolítica y caos económico es necesario evaluar la información contable de la empresa realizando dos tareas, la primera para determinar la posición monetaria neta de la empresa y la segunda para tasar los activos sujetos a ajuste de valor en libros por inestabilidad económica.

Galería


volver a página anterior

Compartelo


Autor

FRANCISCO J CONTRERAS M

Consultor en Prospectiva y Previsión Empresarial Análisis de Entorno Control de Gestión Finanzas Pensamiento Estratégico Prospectiva y Previsión