Cesta Ticket Bs 400.000Salario mínimo desde el 1 de Mayo 2020 Bs 400.000Reservas internacionales (US$ mm) $6.900Petroleo venezolano (US$ x Bl) $10Unidad Tributaria Bs 1.500

Proyectan guerra de precios y colapso petrolero global

Tocará severamente a los presupuestos de las naciones que dependen del petróleo, desde Irak hasta Nigeria, y también podría remodelar la política global, erosionando la influencia de países como Arabia Saudita.

09/03/2020
Los mercados petroleros cayeron más del 30% luego de que la desintegración de la alianza OPEP + desencadenó una guerra de precios entre Arabia Saudita y Rusia que probablemente tenga consecuencias políticas y económicas radicales, estima una nota de Bloomberg.

Los contratos a futuro del crudo Brent del Mar del Norte sufrieron el segundo mayor descenso registrado desde la caída durante la Guerra del Golfo en 1991. A medida que el índice de referencia mundial del petróleo se desplomó a tan solo US$31.02 por barril, Goldman Sachs Group Inc. advirtió que los precios podrían caer a cerca de US$20 por barril.

El colapso cataclísmico resonará en la industria energética, y lo padecerán tanto gigantes como Exxon Mobil hasta pequeños productores de crudo de lutitas  en el oeste de Texas. Tocará severamente a los presupuestos de las naciones que dependen del petróleo, desde Irak hasta Nigeria, y también podría remodelar la política global, erosionando la influencia de países como Arabia Saudita.

La lucha contra el cambio climático puede sufrir un revés a medida que los combustibles fósiles se vuelven más competitivos frente a las energías renovables.

Impulsado por la demanda menguante debido al coronavirus, el mercado petrolero se está hundiendo cada vez más en el caos ante la perspectiva de un suministro sin regulaciones para todos. Arabia Saudita redujo al máximo sus precios oficiales en al menos 20 años, durante el fin de semana y señaló a los compradores que aumentaría la producción, una declaración inequívoca de intención de inundar el mercado con crudo. Rusia dijo que sus compañías eran libres de bombear tanto como pudieran.

El movimiento de precios sin precedentes de Aramco se produjo solo unas horas después de que las conversaciones entre la Organización de Países Exportadores de Petróleo y sus aliados terminaron en un fracaso dramático. La ruptura de la alianza termina efectivamente con la cooperación entre Arabia Saudita y Rusia que ha apuntalado los precios del petróleo desde 2016.

El productor saudí de propiedad estatal ha dicho en privado a algunos actores del mercado que planea aumentar la producción por encima de los 10 millones de barriles por día el próximo mes, e incluso podría alcanzar un récord de 12 millones de barriles diarios, según fuentes familiarizadas con las conversaciones.

Los precios del petróleo han sufrido caídas masivas cada vez que Arabia Saudita ha lanzado una guerra de precios para expulsar a los competidores del mercado. El West Texas Intermediate cayó 66% desde finales de 1985 hasta marzo de 1986, cuando el país bombeó a voluntad en medio de un resurgimiento de la producción de petróleo de Estados Unidos. El crudo Brent cayó brevemente por debajo de US$10 por barril cuando el reino tuvo un enfrentamiento con Venezuela a fines de la década de 1990.
 
Con la demanda de petróleo ya en picada, debido al impacto económico del coronavirus, los traders pronostican que los precios bajarán aún más. «El mercado del petróleo ahora se enfrenta a dos conmociones bajistas altamente inciertas, con el claro resultado de masivos recortes de precios», dijo Jeffrey Currie, jefe de investigación de productos básicos en Goldman Sachs en Nueva York.

La caída libre del petróleo también rebotó en los mercados financieros. Los futuros de acciones estadounidenses cayeron en picada, junto con las monedas petroleras, incluida la corona noruega y el peso mexicano, mientras que los «refugios» como el yen japonés y el oro escalaron. Las acciones de los productores de petróleo se vieron perjudicadas.

La perspectiva de otra guerra de precios está asustando a los traders que recordarán el colapso que comenzó en 2014, cuando una explosión en la producción de crudo de esquisto de Estados Unidos llevó a la OPEP a incrementar dramáticamente su extracción consolidada, en un intento de suprimir los precios y reducir la producción del petróleo de lutitas.

Esa estrategia terminó en un fracaso, ya que productores vía fracking en Estados Unidos demostraron ser muy resistentes y el crudo Brent cayó por debajo de US$30 por barril en 2016, en medio de un exceso global. Fue ese colapso lo que llevó a la OPEP a unirse junto con Rusia y otros para reducir la producción y ayudar a apuntalar sus economías dependientes del petróleo.

Información de Bloomberg
 
volver a página anterior

Compartelo