Cesta Ticket Bs 400.000Salario mínimo desde el 1 de Mayo 2020 Bs 400.000Reservas internacionales (US$ mm) $6.900Petroleo venezolano (US$ x Bl) $10Unidad Tributaria Bs 1.500

Desapareció el oficio de “pimpineros” de gasolina venezolana en Cúcuta

el combustible en pimpinas era más económico que el vendido oficialmente en Colombia (la diferencia de precios puede estar entre 500 pesos (13 centavos de dólar) y 1000 pesos (26 centavos de dólar).

21/05/2020
La organización colombiana Crudo Transparente puso la lupa a las consecuencias sociales que genera en ese país la desaparición del contrabando de gasolina que provenía de Venezuela y era vendida de manera ilegal pero con aval de las autoridades de Colombia a través de la figura de los “pimpineros” principalmente en el departamento del Norte de Santander.

“En mayo de 2019 la escasez de combustible en Venezuela empezó a afectar la dinámica del contrabando en Norte de Santander. Debido a que el combustible en pimpinas era más económico que el vendido oficialmente en Colombia (la diferencia de precios puede estar entre 500 pesos (13 centavos de dólar)  y 1000 pesos (26 centavos de dólar) y a la facilidad de encontrarlo en las calles, los conductores preferían comprarle a los pimpineros. No obstante, el cambio se dio como consecuencia de la obsolescencia, la falta de personal y la deficiencia en el mantenimiento de las refinerías de la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA)”, señala el estudio.

Al respecto indican que mientras el empleo informal en Colombia abarca 47,6% de la población mayor de edad apta parta trabajar, en el Norte de Santander se alcanza un pico de 71,2%; y en la tasa de desocupación es de 13,4%, un porcentaje que está 2,7 puntos porcentuales del valor nacional.

“Una de las expresiones más notorias de la informalidad y del débil mercado laboral de Norte de Santander son los pimpineros, personas cuya actividad económica es la comercialización ilegal de combustible, por medio de pimpinas, en las principales vías del departamento”, señala el estudio.

En consecuencia, al escasear el combustible venezolano, los consumidores nortesantandereanos, que estaban acostumbrados a abastecerse por medio de los pimpineros, acudieron a la compra legal en las estaciones de servicio porque los precios de venta de las pimpinas eran superiores, un galón podría costar entre 9.000 pesos (2,34 dólares)  y 10.000  pesos (2,59 dólares) por esos días”.

“Hasta el momento, el gremio al que representa nunca ha presenciado una situación donde la gasolina que comercializan se haya agotado por completo al punto de no ingresar ni una gota al departamento”, añadió.

Con información de Petroguía
 
volver a página anterior

Compartelo