Cesta Ticket Bs 400.000Salario mínimo desde el 1 de Mayo 2020 Bs 400.000Reservas internacionales (US$ mm) $6.900Petroleo venezolano (US$ x Bl) $10Unidad Tributaria Bs 1.500

Sepa cómo Pdvsa elude las sanciones de Estados Unidos

11/11/2020
El 21 de agosto pasado, un buque cisterna llamado el Otoman atracó en la terminal petrolera de Jose, en el estado Anzoátegui, para cargar 1,82 millones de barriles de crudo pesado, según los documentos internos de la compañía petrolera estatal. Sin embargo, ningún petrolero con ese nombre está registrado en las principales bases de datos de transporte marítimo mundial.


Para enturbiar aún más la situación, el identificador único del Otoman que figura en los documentos – un número utilizado por la Organización Marítima Internacional para identificar los buques – se asignó a otra cisterna llamada Rubyni, según las bases de datos.

El Rubyni fue desguazado hace dos años, según registran. Las imágenes satelitales proporcionadas por TankerTrackers.com, un servicio independiente de seguimiento de buques, muestran que el buque fue cesado en la costa de Bangladesh en 2018.

La identificación errónea del Otoman no es un error aislado, según documentos de la compañía vistos por Reuters, bases de datos de embarcaciones y registros corporativos, así como entrevistas con funcionarios del estado iraní y cuatro personas cercanas al productor estatal de petróleo, Petróleos de Venezuela SA (Pdvsa).

Desde que Estados Unidos impuso sanciones a Venezuela en 2019, la empresa estatal y algunas agencias navieras han estado ignorando los protocolos para comprobar la identidad de los petroleros, dijeron fuentes cercanas a Pdsva, según indica un reportaje de la agencia británica.

Esto es parte de una cortina de humo que, según un funcionario iraní, Teherán ha ayudado a desarrollar para que las exportaciones de petróleo de Venezuela puedan continuar.
El barco con el nombre falso es parte del juego del «gato y el ratón» que Caracas está jugando con Washington en todo el mundo.

Una investigación previa de Reuters encontró que la mayor parte de los cargamentos que zarparon de Venezuela desde 2019 fueron a China. El caso Otoman y otros muestran que muchos clientes en Rusia – uno de los aliados más cercanos de Venezuela – están fletando barcos mal identificados para exportar el petróleo de Venezuela a Asia.

A la pregunta de si el Kremlin estaba al tanto de alguna empresa con sede en Rusia involucrada en el comercio de petróleo venezolano, un portavoz no respondió, aunque criticó las sanciones estadounidenses.

«Consideramos que las sanciones a Venezuela son ilegales desde la perspectiva del derecho internacional», dijo. «Venezuela es un socio importante para Rusia en América Latina».

Un funcionario del Ministerio de Petróleo iraní involucrado en las conversaciones con Caracas dijo que Irán, que ha entregado gasolina, condensados, alimentos y equipos de refinería a Venezuela, continuará haciendo estos envíos.

«Las sanciones de EE.UU. no pueden impedirnos hacer negocios entre nosotros. Pronto se realizarán nuevos envíos», dijo, refiriéndose a esos suministros. Venezuela ha perdido la mayor parte de su capacidad de refinar su propio petróleo.

El Departamento del Tesoro de los Estados Unidos, que opera la política de sanciones, no respondió a una solicitud de comentarios. Un portavoz del Departamento de Estado dijo que el gobierno estadounidense es consciente de que Venezuela está recurriendo cada vez más a Irán para que le ayude con su sector petrolero. «Estos regímenes se están llevando unos a otros por una calle sin salida que no beneficiará a sus ciudadanos», dijo.

Nuevos clientes
El Otoman forma parte de una flota de más de 30 petroleros contratados por un grupo de empresas hasta ahora desconocidas que han surgido este año como compradores clave de crudo venezolano.

De los 21 nuevos clientes de Pdvsa identificados en los documentos internos de la compañía petrolera estatal, ninguno tiene antecedentes en el comercio de petróleo. La mayoría parecen estar basados en Rusia, pero para muchos, no se registró una dirección completa. Aquellos con direcciones no se encontraban en ellos.

En total, recibieron más de 25 millones de barriles de crudo y combustible venezolano entre abril y octubre, según los registros de Pdvsa. Ese volumen de crudo es casi un cuarto de las exportaciones totales de petróleo de Venezuela y, a precios de mercado para ese período, valdría unos 544 millones de dólares.

En agosto, los Estados Unidos aumentaron las sanciones al comercio de petróleo de Venezuela, dejando a los recién llegados prácticamente como los únicos clientes que quedan en la lista de exportaciones de PDVSA para octubre. Eso los convirtió en un salvavidas para el gobierno del Presidente Nicolás Maduro.

Hasta la ola inicial de sanciones de EE.UU. en 2019, Pdvsa siguió rigurosas pautas para el registro de clientes, de acuerdo con una copia de los procedimientos de la compañía revisada por Reuters.

Reuters
 
volver a página anterior

Compartelo